Arquitectura Distribuida para redes de grandes dimensiones

Las herramientas de gestión de red son piezas fundamentales en un ambiente donde los requisitos de confidencialidad, desempeño, análisis de errores, seguridad, caracterización del tráfico, QoS, planeamiento de red y previsión de tráfico deben ser supervisadas y evaluadas constantemente para garantizar la calidad en la entrega de servicios.

Telcomanager posee un sistema de gestión basado en appliances. La solución en appliances de Telcomanager es adaptable a determinados tamaños de red. Para cada tipo de red, existen diversos modelos diferenciados en procesamientos y almacenamiento de datos que son coincidentes con la cantidad de flujos y dispositivos que la red posee, sin dejar huecos para la pérdida de informaciones y lentitud en el sistema de gestión.

Figura 1: Ilustración que demuestra el tráfico de requisiciones SNMP y de flujos como NetFlow, JFlow, SFlow y Netstream.

Figura 1: Ilustración que demuestra el tráfico de requisiciones SNMP y de flujos como NetFlow, JFlow, SFlow y Netstream.

Para redes con muchos dispositivos, donde hay una cantidad muy grande de flujos, es implementada la solución de Arquitectura Distribuida. Se trata de un sistema de gestión en el cual son utilizados dispositivos llamados de colectores y consolidadores que colaboran para una mejor performace en el procesamiento y en la capacidad de colecta de informaciones, proporcionando una supervisión ágil y eficiente de toda la red, sin la pérdida de datos importantes.

Los colectores no son simples repasadores de información. Se trata de appliances que forman una arquitectura en cluster, y que actúan en el procesamiento de datos brutos, transformándolos en datos resumidos, que son tratados a partir de las necesidades del cliente para la obtención del análisis deseado. A partir de la recogida y del procesamiento en cada colector, las informaciones son transferidas para el dispositivo consolidador, appliance donde se concentran todos los datos ya procesados, para entregarlos al usuario para su completa visualización y análisis en las herramientas TRAFip y/o SLAview. Conclusión: los operados de red tendrán una estructura distribuida, y al mismo tiempo integrada a partir de un dispositivo consolidador. Todas las informaciones de gestión pueden ser encontradas en un solo dispositivo, similar a la solución de un único appliance, facilitando la operación del sistema para redes de grandes proporciones.

Cada colector queda encargado de recibir las informaciones de flujos y transiciones SNMP de una parte de la red. Sin embargo, la robustez y la flexibilidad de la arquitectura distribuida garantizan la redundancia entre los colectores, permitiendo la transferencia en la supervisión de una parte de la red para otro colector. Así, el sistema de gestión introduce la funcionalidad de conmutación entre los appliances y redundancia del consolidador, lo que garantiza plena operación de la supervisión de la red.

Actualmente, existen en operaciones casos de redes con más de 10000 dispositivos siendo supervisados por una plataforma compuesta por menos de 10 appliances, incluyendo appliances específicos para la redundancia.

Figura 2: Ilustración que demuestra el tráfico de un sistema de arquitectura distribuida.

En un ambiente distribuido, el usuario además posee total control y supervisión de sus colectores. A través de las herramientas TRAFip y SLAview es posible ver las principales informaciones de estos dispositivos como direcciones IP y status actual del dispositivo.

Figura 3: Herramienta que contiene las principales informaciones de los 8 colectores que hacen parte del sistema de gestión. Datos visualizados a partir del consolidador.

Figura 3: Herramienta que contiene las principales informaciones de los 8 colectores que hacen parte del sistema de gestión. Datos visualizados a partir del consolidador.

Parámetros de Arquitectura Distribuida gestionables en las herramientas TRAFip y SLAview

Existen parámetros específicos totalmente configurables a través de las herramientas TRAFip y SLAview para una arquitectura distribuida. Por ejemplo, en el momento en el que un dispositivo de red es registrado en la herramienta de gestión, es necesario asociarlo de manera lógica en el sistema a un determinado colector en el que el dispositivo está físicamente conectado. Así, el usuario posee total libertad para organizar el conjunto de colectores en su red, escogiendo que dispositivos estarán conectados a cada uno de los mismos, proporcionando más flexibilidad al operador y libertad en la construcción de topologías de red en conjunto con los dispositivos de gestión.

Figura 4: Pantalla de registro de dispositivos en la herramienta de gestión, a partir del consolidador. En este caso se informa el campo “Colector” asociado al dispositivo.

Figura 4: Pantalla de registro de dispositivos en la herramienta de gestión, a partir del consolidador. En este caso se informa el campo “Colector” asociado al dispositivo.

En casos de defecto, por ejemplo, como la pérdida de electricidad en el colector por falta de energía, el usuario no está desamparado. El sistema es suficientemente inteligente para realizar la conmutación entre colectores después de un periodo de tiempo en el que uno de estos no envíe datos al consolidador. La herramienta posee las informaciones necesarias para que, en caso de que un determinado colector cambie su status para “down”, todos los flujos y requisiciones de determinada parte de la red puedan ser reenviados al colector de conmutación correspondiente. Además, a partir del consolidador, es posible generar un script de suministro para reconfigurar direcciones IP’s de destino en los dispositivos que encaminan los flujos, como el NetFlow o semejantes, para los colectores conmutados, evitando así, grandes pérdidas de información de tráfico en parte de la red supervisada.

Figura 5: Configuración de tiempo esperado hasta que haya una conmutación entre los colectores. En este caso, es verificada la información de número de errores consecutivos en el envío de informaciones para los colectores. Un colector puede enviar datos cada 5 minutos. En este caso, después de 6 errores consecutivos (que corresponden a 30 minutos), las informaciones serán conmutadas para otro colector.

Figura 5: Configuración de tiempo esperado hasta que haya una conmutación entre los colectores. En este caso, es verificada la información de número de errores consecutivos en el envío de informaciones para los colectores. Un colector puede enviar datos cada 5 minutos. En este caso, después de 6 errores consecutivos (que corresponden a 30 minutos), las informaciones serán conmutadas para otro colector.

La arquitectura distribuida de Telcomanager proporciona al usuario:

  • Seguridad;
  • Robustez;
  • Alta capacidad de procesamiento;
  • Flexibilidad en la configuración de su topología de red en conjunto con los dispositivos que hacen parte del sistema de gestión;
  • Alto nivel de administración y control;
  • Operación del sistema de manera simple y práctica;
  • Acceso a los datos de los dispositivos y/o tráfico supervisado a partir de un único appliance. De nuevo, más simple y práctico;
  • Coste reducido en soluciones de gestión para redes de grande porte;